Casa Parchís

Aprendiendo a jugar
  1. Entrada Casa Parchís con puertas antiguas restauradas
  2. Puerta y ventana de madera restauradas
  3. Cocina con entrada de luz natural
  4. Dos alturas conectadas en un mismo espacio
  5. Loft de doble altura
  6. Comedor con mesas y sillas antiguas de madera
  7. Cocina con ventana al exterior y decorada con una farola
  8. Detalle de luz natural sobre el chapado de cocina verde
  9. Dormitorio a doble altura sobre el baño
  10. Baño con sanitarios blancos y armarios panelados
  11. Armarios panelados a dos alturas con escalera azul
  12. Acceso a armario alto con escalera azul
  13. Dormitorio con chica sentada en una esquina
  14. Dormitorio en el altilllo
  15. Dormitorio con cama doble y tubos rojos
  16. Loft con decoración de colores

La Casa Parchís surge de trabajar en un proyecto donde nos lo pasamos tan bien que acabamos convirtiéndolo en un juego. En este caso, aprendimos a jugar con el espacio y sus acabados. Empezamos ideando soluciones versátiles que aumentaran el aprovechamiento de cada rincón y acabamos combinando colores para llenarlos de vitalidad, de ahí nace nuestra Casa Parchís.

Esta casa incrustada en la planta baja de un bloque de viviendas de la ciudad de Valencia, cuenta con una superficie útil de 38,5 m2 y mucha altura. Nos encontramos con una carpintería exterior de estilo tradicional que pretendimos conservar. Dada su escasa superficie en planta, aprovechar el espacio pasaba por crecer en altura.

Una escalera recuperada de un antiguo proyecto fue la solución a nuestros problemas. Fuimos a rescatarla del vertedero y la cuidamos con la importancia que se merecía. Pues iba a ser un elemento clave para nuestra casa Parchís. Fue la escalera la que determinó la altura del altillo y de los armarios. Fue ella la que nos liberó la planta baja mediante un altillo al puro estilo litera, con unos armarios altos. Lo que nos sorprendió fue su buena disposición, ya que con un sólo dedo nos permitía moverla de un lado para el otro.

Dos oficios destacan del resto en este proyecto: el carpintero y el herrero. Este último solucionó nuestras ideas para que, tanto la estructura de la litera como el movimiento de la escalera, encajasen a la perfección. Y por supuesto, el carpintero, que trabajó la madera con una delicadeza extrema, cuidando todos los detalles: resolviendo el “somier” e integrando los armarios y panelados.

Una clienta que destaca por su comprensión y por la confianza depositada en nosotros, sin apenas conocernos, lo dejó todo en nuestras manos. Le ofrecimos unas llaves en mano que recogió encantada y nosotros felices de formar parte de esa alegría.

La Casa Parchís será, como nosotros decimos, una de nuestras mejores hijas, concebida y cuidada con mucho cariño. Y ahora que la dejamos, esperamos que sepa vivir sola y que la cuiden mucho.

Ubicación:
Valencia, España
Año:
2022
Arquitecto:
Alberto Facundo
Project Management:
Estudi La Caseta
Fotografía:
Germán Cabo